Rabaliano/a es un término acuñado por la Asociación Milana Bonita para, en general, referir a quienes, estando o no asociados, siguen con pasión la vida y obra de Paco Rabal.

Pero, muy especialmente, lo emplea esta asociación para  distinguir y galardonar a quienes les avala una relación artística y humana con aquel niño que nació en la nada, llegó a serlo todo y acabó en el palco de los mitos. Francisco Rabal.

De entre todas y todos los que ostentan este merecimiento, cada año se invita a la “investidura rabaliana” a quien, sobre todo por agenda de trabajo, puede acudir a recoger el galardón.